Enfermedades psiquiátricas en los genes

Dos estudios publicados esta semana analizan con gran detalle la contribución de los genes en algunas enfermedades psiquiátricas importantes. Aunque han pasado relativamente desapercibidos, los resultados son muy relevantes por varios motivos que intentaré resumir a continuación.

Una de las grandes “batallas” que se está librando en la genética humana (a nivel teórico, claro) se centra en el origen genético de enfermedades comunes como cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas, etc. La postura más aceptada es que las variantes genéticas que aumentan el riesgo de padecer estas enfermedades son variantes “raras” (con una frecuencia muy baja en la población general, inferior al 5%). Cada una de estas variantes sería “de alto riesgo” porque las personas que las llevan tienen una probabilidad alta de padecer la enfermedad en cuestión. Pero cada vez hay más expertos convencidos de que lo importante son las variantes “comunes” (bastante frecuentes en la poblaciones humanas), cada una de las cuales proporciona un riesgo bajo. En este caso, lo importante sería la combinación de variantes que uno lleva y el riesgo final acumulado que resulta de la suma de todos esos pequeños riesgos.

Como digo, los estudios más recientes indican que la segunda situación sería más habitual de lo que se pensaba, y los dos artículos publicados ahora lo confirman para dos enfermedades psiquiátricas importantes. En el caso del autismo, los científicos concluyen que los genes explican más del 50% del riesgo de desarrollar algún desorden del espectro autista, y que la mayor parte de este riesgo es debido a la suma de muchas variantes genéticas comunes. La otra investigación se centra en la esquizofrenia, y después de estudiar más de 150.000 personas de todo el mundo (incluyendo unos 37.000 enfermos) logró identificar 108 variantes genéticas que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. De nuevo, la gran mayoría de ellas son variantes comunes, no variantes raras.

Las implicaciones de todo esto son, a varios niveles, de bastante calado. En primer lugar, parece que el camino a seguir es analizar enormes cohortes de cientos de miles de personas en las que será necesario leer todo el genoma. Las dificultades logísticas son evidentes, pero habrá que hacerlo si queremos sacar a la luz toda la información genética con relevancia médica. De hecho, parece bastante claro que en pocos años se habrán leído millones de genomas en todo el planeta. Lo cual me lleva a lo realmente interesante: todos llevamos alguna (o incluso bastantes) variantes genéticas “malas”, asociadas con una u otra enfermedad. Al fin, la genética nos iguala a todos al mostrar que no hay personas “perfectas”. Quizá deberíamos abandonar esta obsesión moderna por la perfección y por tener niños “perfectos”, alegrarnos de nuestra imperfección compartida y ponernos a trabajar en cómo superarla. Entre todos y, por supuesto, para todos.

Anuncios

One Comment

  1. No tenemos bastante con heredar algunas cosas que no nos gusta de nuestra familia que también podemos llegar a tener enfermedades psiquiatras… Mi abuelo tuvo Alzeimer en su época más tardía de su vida, espero que mi madre no la haya heredado. Gracias por la información, me resultó muy interesante

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s