Pastillas contra los efectos del alcohol

nanopartículas“Se acabó la resaca”, decían algunos titulares. Tampoco es para tanto, aunque es fácil entender que la gente se fije siempre en lo más extraordinario. El hecho es que científicos de la Universidad de California en Los Angeles han publicado en la revista Nature Nanotechnology la creación de unas minúsculas pastillas que degradan el alcohol en el estómago. Interesante…

Los bioingenieros pusieron juntas dos proteínas dentro de unas microscópicas partículas artificiales, partículas con una pared tan fina que deja pasar las moléculas de alcohol. Las proteínas en cuestión son dos enzimas que favorecen una reacción química en cadena mediante la cual el alcohol se convierte en agua y oxígeno. En el fondo, llevan a cabo algo similar a lo que hace el hígado con el alcohol que circula por la sangre: destruirlo. Los investigadores administraron por vía oral estas nanopartículas a ratones que habían bebido alcohol, y comprobaron que los niveles de alcohol en sangre disminuyeron más rápido: a las tres horas, tenían un 30% menos que los ratones que no habían sido tratados. También comprobaron su efecto “profiláctico”, ya que se observó una disminución similar cuando se administraron las partículas a la vez que el alcohol…

Además de los usos médicos que pueda tener esta tecnología para combatir intoxicaciones etílicas, u otros usos más familiares (cómo no pasar de ese primer estado de “exaltación de la amistad” que acompaña a toda ingesta alcohólica, por ejemplo) está claro que esta misma estrategia podría utilizarse en muchas otras situaciones. Hoy en día disponemos de una gran batería de enzimas para eliminar sustancias tóxicas mediante reacciones químicas, por lo que estas nanopartículas se comportarían como minúsculos reactores químicos para evitar intoxicaciones de distinto tipo, o incluso remediar problemas ambientales generados por vertidos tóxicos.

Anuncios