Potenciar las defensas combate la leucemia infantil

defensaHay un tipo de leucemia en el que las células que “se vuelven locas” son unos glóbulos de la sangre llamados linfocitos B, que se encargan de fabricar los famosos anticuerpos que nos ayudan a luchar contra las infecciones. Como la mayoría de las células malignas, éstas también escapan a la vigilancia que ejerce el sistema inmune, pero tienen una característica que podría ser su talón de Aquiles: todas las de un mismo tumor llevan una proteína específica en su superficie. Esto permitiría “engañar” al propio sistema inmune del enfermo para que ataque las células tumorales como si se tratara de un agresor externo y las elimine. Hace un par de años, un equipo de científicos trató con éxito a varios pacientes con una leucemia de este tipo que se da en adultos, llamada leucemia linfocítica crónica. Ahora, han conseguido tratar con éxito dos niños que tienen la versión “infantil” de este cáncer.

En el caso de estos dos niños, además, se trataba de un tipo especialmente grave de leucemia linfoblástica aguda, que no respondía a los tratamientos convencionales. Los investigadores consiguieron “re-educar” al sistema inmune de los pacientes para destruir las células malignas.  Para ello, aislaron de la sangre las células que ejecutan la respuesta inmune, las modificaron en el laboratorio para que reconociesen las células leucémicas como enemigos, y posteriormente las trasplantaron de nuevo a los enfermos. En una niña de 7 años esto produjo una rápida recuperación, y continúa sin síntomas después de 11 meses. En el otro caso, una niña de 10 años, también hubo al principio una buena respuesta, pero a los dos meses aparecieron células malignas distintas a las iniciales y que, por tanto, no eran reconocidas por la nueva terapia.

Los científicos están investigando las causas de esta recaída, al tiempo que siguen refinando el tratamiento para evitar efectos secundarios y complicaciones. En su opinión, llegará un día en que la inmunoterapia (como se conoce esta estrategia) estará muy extendida y logrará curar casos de leucemia sin necesidad de recurrir a los trasplantes de médula ósea, que no siempre son posibles.