Genes para triunfar en la ESO

brainmachineA la edad de 16 años, los escolares británicos deben hacer un examen nacional conocido como GCSE, que vendría a ser como una reválida al final de la ESO. Si uno se pregunta qué cosas podrían influir en los resultados de este examen, inmediatamente nos vendrá a la cabeza el ambiente familiar, la escuela, los profesores… pero no prestaremos mucha atención a los genes. Pues bien, será mejor ir cambiando nuestra forma de pensar, porque una investigación publicada la semana pasada en la revista PLoS ONE sugiere que, de todas estas influencias, la genética es la más fuerte.

Los científicos recogieron los resultados en el examen GCSE de 11.000 escolares británicos que tenían una particularidad: eran gemelos. Entre ellos había unas dos mil parejas de gemelos idénticos, que comparten la práctica totalidad de sus genes, mientras que el resto eran gemelos no idénticos (mellizos) que son mucho menos parecidos genéticamente entre sí. Utilizando diversas herrameintas estadísticas para analizar el efecto de la herencia o de otros factores ambientales sobre la puntuación obtenida en los exámenes, los investigadores obtuvieron que entre un 50% y un 60% de la variación en las notas se puede explicar por factores genéticos, mientras que otros condicionantes como la escuela, los profesores o el lugar de residencia no contribuyen más del 30%. Curiosamente, la influencia de la herencia fue mayor en las materias de ciencias que en las de humanidades.

Lógicamente, hay que tomarse estos resultados con la debida cautela. En primer lugar, los investigadores no han medido la influencia de los genes sobre la “inteligencia”, sino sobre toda la compleja mezcla de factores que contribuyen a los resultados académicos. Por otro lado, la influencia de los factores educativos sigue teniendo una importancia significativa. Pero el estudio nos recuerda una cuestión fundamental: que la educación primaria y secundaria obligatoria se debe centrar en sacar lo mejor de cada estudiante, explotando las capacidades innatas de cada uno.