Las neuronas se van de siesta

Todo aquél que haya estado alguna vez sin dormir durante muchas horas, sabe que la mente se va embotando y llega un momento en que es necesario irse a la cama. Un estudio realizado en ratas de laboratorio ha registrado la actividad de las neuronas de la corteza cerebral durante periodos de vigilia prolongada, en los que las pobres ratas lo pasan tan mal como los humanos. ¿Conclusiones? Pues parece que las células del cerebro se van turnando para echarse una breve siesta.

El estudio, publicado en la revista Nature, registró la actividad eléctrica de las neuronas de la capa más externa del cerebro. Se sabe que cuando uno está despierto, estas células “disparan” de forma irregular, con grandes fluctuaciones. Durante el sueño, en cambio, las neuronas alternan entre un estado “encendido” (como el de la vigilia) y otro “apagado” en el que decae la actividad eléctrica. Durante periodos forzados de vigilia prolongada, los científicos han visto que pequeñas regiones de la corteza cerebral se “apagan” durante un tiempo, lo cual presumiblemente permite que se recuperen. Así, turnándose para echar una siestecilla, la corteza cerebral puede sobreponerse al estrés que supone estar demasiado tiempo sin dormir.

Dados los problemas de insomnio que sufre el mundo desarrollado, especialmente las sociedades urbanas, no estaría de más encontrar la forma de favorecer este proceso.

Anuncios