Para bajar más el colesterol malo…

Seguro que a muchos de los lectores de A Ciencia Cierta les ha dicho su médico alguna vez que tienen un poco alto el “colesterol malo”, ése que viaja por la sangre en unas lipoproteínas llamadas LDL. El tratamiento habitual hoy en día es tomarse una de las famosas estatinas, y así disminuir el riesgo de tener problemas cardiovasculares, arterias endurecidas, etc. Pero las estatinas no son perfectas: algunos individuos no las toleran bien, y en otros no son capaces de mantener los niveles de colesterol a raya. La revista médica The Lancet acaba de publicar los resultados de un ensayo clínico con otro fármaco que podría solucionar este problema.

Investigadores estadounidenses han estudiado la eficacia y la toxicidad de una nueva molécula llamada AMG-145. Para ello, reclutaron más de 600 pacientes que estaban tomando alguna estatina y que tenían niveles altos de colesterol. Los dividieron en varios grupos: a un grupo le administraron el placebo (o sea, nada) y a los otros grupos les dieron distintas dosis de la nueva molécula, inyectada bajo la piel cada dos o cada cuatro semanas. Al final del estudio, que duró 12 semanas, los investigadores comprobaron que la AMG-145 había provocado una disminución significativa de los niveles de colesterol malo, disminución que dependía de la dosis administrada y de la duración del tratamiento.

Las estatinas actúan impidiendo la fabricación de colesterol en el hígado. El nuevo fármaco, en cambio, aumenta la cantidad de receptores para las LDL que hay en la superficie de las células. Al haber más receptores, las células capturan mayor cantidad de estas LDL cargadas de colesterol, y así desaparece de la sangre. Aunque habrá que realizar estudios con mayor número de pacientes, la asombrosa rapidez de acción de la nueva molécula, junto con la ausencia de efectos secundarios nocivos, hace pensar que en pocos años podría estar en las farmacias y ayudar a los que, hoy por hoy, todavía tienen dificultades para controlar su colesterol malo.