La mano artificial

Mano artificialHace unos días tuiteé esta noticia con gran emoción, y la verdad es que me dio un poco de pena que no tuviese más repercusión. Lo único que tienes que hacer es ver este video y ya está, el resto no necesita muchas palabras. En cualquier caso, te lo explico.

Un hombre danés que había perdido una mano es el primero en el mundo al que se implanta una prótesis que no sólo se mueve, sino que también “siente”. Como dice el interesado en unas declaraciones, al tomar un objeto en su mano artificial podía saber si se trataba de un objeto redondo, o duro o más blando. El hito lo han conseguido bioingenieros italianos, suizos y daneses, que desarrollaron una prótesis llena de sensores y la conectaron a los nervios del brazo del amputado. Tal y como describen en un artículo publicado en la revista Science Translational Medicine, los científicos midieron la tensión de los “tendones” artificiales de la prótesis, y convirtieron esa señal en impulsos eléctricos que pudiesen ser correctamente interpretados por el cerebro del paciente. Después conectaron unos electrodos que llevaban esos impulsos directamente hasta los nervios del brazo, y de ahí al cerebro. Era bastante dudoso que esto llegase a funcionar, porque esos nervios habían estado más de nueve años sin trabajar; de ahí la agradable sorpresa de los investigadores cuando vieron cómo el paciente era capaz de reconocer la forma y la dureza de los objetos con los ojos tapados.

Lógicamente, esto no es todavía como la mano biónica que implantan a Luke Skywalker después de su primer duelo con Darth Vader, pero sin duda es un primer paso en esa dirección. Habrá que miniaturizar toda la electrónica, dotar a la prótesis de sensores que indiquen la posición de los dedos y su movimiento, mejorar la conexión eléctrica con los nervios del brazo, y probablemente muchas otras cosas que se me escapan. Pero ahora que el primer paso está dado, seguro que los siguientes no se harán esperar.