Sembrando el caos en el genoma de tumores

caos genómico en cáncerAcabo de ver un artículo aparecido en Science en el que además colabora un antiguo alumno mío, lo cual me ofrece una buena excusa para escribir sobre uno de mis temas favoritos. Como es habitual, tiene que ver con el genoma.

Aunque mucha gente no lo sabe, nuestro genoma está plagado de pequeñas secuencias “móviles” que se repiten cientos de miles de veces, dispersas por todo lo largo y ancho de la secuencia del genoma. Si estos elementos están repetidos es porque tienen la capacidad de multiplicarse utilizando un mecanismo de “copy-paste”: fabrican una nueva copia de sí mismos, y dicha copia se inserta en el genoma en una nueva localización. Para lectores más atrevidos, aquí podéis ver una explicación del proceso.

Uno de los elementos móviles más activos, en lo que a multiplicarse se refiere, se llama L1. Por suerte, en condiciones normales los elementos L1 sólo se movilizan a una nueva localización en uno de cada 200 nuevos nacimientos, más o menos. Si fuese más activo, esto traería serios problemas porque muchas veces estos movimientos alteran el funcionamiento de genes vecinos. Pero el nuevo estudio publicado ahora sugiere que en las células tumorales esto es mucho más frecuente y que todas estas copias saltando de un sitio a otro pueden contribuir a la progresión del cáncer.

Los científicos estudiaron 290 tumores correspondientes a 12 tipos de cáncer diferentes. Pudieron detectar, en total, casi tres mil “saltos” de elementos L1. Más de la mitad de los tumores habían sufrido al menos una movilización, aunque la frecuencia fue mucho mayor en ciertos tipos de cáncer como el que afecta al colon o al pulmón. Lo interesante del asunto, que no se había estudiado hasta ahora, es que en muchos casos la nueva copia se llevó consigo un trocito de la secuencia normal del genoma, un proceso que se conoce como transducción. Como algunos de estos elementos L1 se propagan con gran eficacia, multiplicándose más y más a medida que el tumor crece, el resultado es que los genomas de algunas células tumorales están sembrados de pequeños fragmentos genómicos que han viajado junto con los L1.

Estos fragmentos incluyen partes de genes u otras regiones importantes para el correcto funcionamiento del genoma, por lo que su influencia en la progresión del cáncer podría ser enorme. Sin embargo, parece que tienen una cierta tendencia a insertarse en regiones relativamente “tranquilas” del genoma, con pocos genes. Así que quizás todo esto no sea más que una consecuencia del propio proceso de crecimiento del tumor. O quizás sea precisamente esta remodelación del genoma lo que permite a las células malignas hacerse cada vez más agresivas, resistentes a los tratamientos, etc. Habrá que esperar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s