¿Por fin, trasplantes para todos?

¿Quién no ha oído hablar del “rechazo” en los trasplantes de órganos? La forma más conocida de este terrible enemigo es el ataque, por parte del sistema inmune del receptor, contra el órgano trasplantado. Por eso, las personas que han recibido un trasplante deben tomar durante toda su vida fármacos “anti-rechazo”, que suprimen su sistema inmune. Según una publicación aparecida en la revista Science Translational Medicine, es posible dejar de tomar estos fármacos sin que por ello se produzca el rechazo, incluso cuando el trasplante procede de un donante que no es totalmente compatible.

Investigadores de la Universidad de Kentucky han diseñado un protocolo en el que el donante no sólo da su riñón, sino también su médula ósea, ese conjunto de células que fabrican todas las demás células de la sangre. El receptor es sometido a quimioterapia y radiación antes de recibir el nuevo riñón. Después del transplante de riñón se le trasplanta la médula ósea del donante, que había sido enriquecida en células madre especiales. Al principio recibe fármacos inmunosupresores, pero la dosis de estos se va disminuyendo hasta que dejan de tomarlos un año después del trasplante. Mediante esta estrategia, los científicos han podido eliminar los fármacos inmunosupresores en cinco de ocho trasplantados, cuatro de los cuales procedían de donantes que no eran totalmente compatibles con el receptor.

Habrá que esperar a tener más datos y un mejor seguimiento de estos pacientes para hacerse una idea del alcance real de este nuevo protocolo, aunque uno de los trasplantados lleva ya nueve años sin tomar fármacos anti-rechazo. Además, los científicos creen que la estrategia podría ser útil para evitar otra forma de rechazo que tiene lugar sobre todo en los trasplantes de médula ósea que se llevan a cabo para tratar algunas leucemias. En este tipo de rechazo es el órgano el que ataca al sujeto receptor, precisamente porque la médula ósea trasplantada contiene células inmunes que no reconocen a su nuevo inquilino. Esto podría evitarse con una estrategia similar a la utilizada por estos investigadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s