Células para arreglar cerebros

regeneración nerviosaMe gustaría comentar hoy un par de artículos científicos que giran en torno a la temática de las células madre, aprovechando que han estado recientemente de moda. Ambos trabajos tienen en común la utilización de algún tipo de célula madre para regenerar lesiones del sistema nervioso: en un niño con parálisis cerebral en una de las investigaciones, o en ratas de laboratorio con lesión medular en la otra. También tienen en común que los resultados son bastante impactantes.

No hace falta explicar la importancia de las lesiones medulares y el tremendo esfuerzo que se está haciendo para investigar nuevos tratamientos que permitan a los afectados recuperar la movilidad, al menos parcialmente. Los autores de un estudio publicado en Stem Cell Research & Therapy han inyectado células madre nerviosas en ratas con lesión medular. Tres días después de originar la lesión en la médula espinal, los científicos injertaron células madre nerviosas en el lugar de la lesión y observaron qué sucedía. Y lo que sucedió fue una clara mejoría: disminuyó la espasticidad (un tipo de rigidez muscular que aparece en este tipo de lesiones), mejoró el control de los movimientos de las patas, y la médula espinal tenía mejor aspecto al examinarla con el microscopio. Lo más sorprendente es que las células madre utilizadas eran de procedencia humana, por lo que fue necesario suprimir el sistema inmune de los animales para evitar el rechazo de las células trasplantadas. Los investigadores dicen que su objetivo es llevar esta tecnología a humanos, utilizando células madre propias de cada paciente.

El segundo artículo, publicado en la revista Case Reports in Transplantation, explica los resultados obtenidos en un niño de dos años que sufre parálisis cerebral por una parada cardiaca larga que le dejó en estado vegetativo persistente. Nueve semanas después de la lesión, científicos alemanes le trasplantaron las células madre de la sangre de su propio cordón umbilical, que los padres habían decidido almacenar en un biobanco al nacer el niño. Es difícil de creer, pero a los dos meses del tratamiento ya se habían visto síntomas de mejoría, y pasados cuatro años el niño es capaz de comer, caminar con ayuda y formar palabras sencillas. Se trata sólo de un caso aislado, pero es difícil atribuir esta mejoría a algo que no sea la infusión de células madre. Además, el resultado confirma lo que estos mismos investigadores habían visto previamente en ratas de laboratorio.

Creo que estas investigaciones ilustran el potencial curativo que pueden tener las células madre, en este caso en problemas neurológicos. Como dice mi amigo Javi Domínguez, se trata de pequeños “ladrillos” que poco a poco van haciendo posible un sueño: la medicina regenerativa.

Anuncios

2 Comments

  1. ¿Podría tener el potencial curativo las células madre para enfermedades neurológicos como Parkinson’s, Alzheimer’s, o esclerosis múltiple? Gracias.

    Me gusta

    Responder

    1. Hola Christian, la idea es que sí, pero no es sencillo. Primero hay que conseguir células madre que puedan convertirse en todos los tipos de neuronas. Despues viene lo más difícil: que las nuevas células se integren en los complejos circuitos neuronales y funcionen correctamente. Pero hay avances que permiten ser optimistas…

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s