Un análisis de sangre para predecir Alzheimer

alzheimerEn la medicina moderna, para desarrollar nuevos fármacos que curen una enfermedad es fundamental contar con algún tipo de análisis que detecte la patología cuando todavía se encuentra en las fases más iniciales. Esto es así porque si el tratamiento se inicia pronto (lo ideal es antes de la aparición de los síntomas), las posibilidades de curación son mucho mayores. Por desgracia, esto no se da en el caso de la enfermedad de Alzheimer. A pesar de su gran frecuencia, que según los expertos seguirá aumentando hasta afectar a más de 100 millones de personas en todo el mundo mediados de este siglo, no hay todavía una prueba de laboratorio o de imagen que detecte las fases más iniciales de esta enfermedad neurodegenerativa. De modo que cuando se hace el diagnóstico ya está muy avanzada y los tratamientos tienen poca probabilidad de ser realmente curativos.

Todo lo cual sirve para resaltar la importancia del avance que supone la investigación publicada en la revista Nature Medicine la pasada semana, y que ha causado cierto revuelo en el tráfico de este blog y en nuestro twitter. Investigadores estadounidenses han estudiado la evolución de unas 500 personas de más de setenta años (sin demencia) viendo cuáles desarrollaban Alzheimer, y cuáles no, a lo largo de los cinco años siguientes. Al final, escogieron unos cincuenta individuos en cada uno de estos dos grupos, y realizaron en todos ellos un análisis de lípidos en la sangre en el momento inicial del estudio (cuando todavía no se sabía cuál sería la evolución posterior de cada participante). El estudio concluye que la medición de los niveles de diez tipos distintos de lípidos fue capaz de predecir hasta tres años antes cuáles eran los sujetos que iban a desarrollar Alzheimer, con un éxito de predicción del 90%.

Creo que es fácil comprender el alcance del estudio. Desde el punto de vista más “teórico”, si se puede hablar así, será interesante saber por qué esos lípidos en concreto están relacionados con la enfermedad (por ejemplo, podrían ser restos del cerebro que está degenerando, que pasan a la sangre). Y en términos prácticos, identificar precozmente las personas con un riesgo muy alto de desarrollar Alzheimer permitirá probar nuevas terapias, o iniciar mucho antes los tratamientos disponibles y así frenar o detener completamente el avance de la enfermedad. Como siempre, los datos todavía son preliminares y habrá que esperar a que se lleven a cabo estudios más amplios, con miles de participantes, para saber el alcance real de esta tecnología. Ojalá no haya que esperar mucho.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s