“Corregir” genomas para combatir el VIH

corregir genomasEn 2007, un paciente de SIDA llamado Timothy Ray Brown recibió en Berlín un trasplante de médula ósea y años después seguía técnicamente “curado”, sin rastro de virus en sus células sanguíneas. Lo que convirtió a Brown en el primer caso de curación de esta enfermedad fue el hecho de que las células de la médula ósea del donante tenían una mutación en el gen que se encarga de fabricar un receptor de membrana conocido como CCR5, que es el que utiliza el VIH para entrar en los linfocitos y destruirlos. Dicha mutación es bastante frecuente en europeos, al parecer debido a que también protegía frente a la entrada del virus de la viruela que asoló nuestro continente en el siglo XVIII. De hecho, las personas que tienen las dos copias de este gen mutadas son muy resistentes a la infección por VIH.

Ahora, la revista médica New England Journal of Medicine publica los resultados del primer ensayo clínico con una nueva terapia basada en esta misma mutación. Los investigadores seleccionaron doce pacientes que estaban tomando terapia anti-retroviral y no tenían rastros de virus en su sangre; en seis de ellos la cantidad de linfocitos había vuelto a aumentar gracias a los anti-retroviales, pero los otros seis seguían con niveles muy bajos de linfocitos (aunque el virus era indetectable). En todos los pacientes se llevó a cabo un tratamiento experimental: obtener linfocitos del enfermo, modificarlos genéticamente en el laboratorio para mutar una copia de CCR5, crecerlos hasta tener una gran cantidad y volver a infundirlos al mismo sujeto. El objetivo era comprobar la seguridad y ausencia de efectos secundarios del procedimiento, pero algunos datos sugieren además que podría estar siendo efectivo contra el VIH.

Por ejemplo, en los seis pacientes que habían respondido a los anti-retrovirales los investigadores retiraron poco a poco el tratamiento durante 12 semanas y vieron que los virus aumentaban más lentamente y los linfocitos persistían más tiempo de lo habitual. De hecho, en uno de los pacientes no se vio aumento de VIH en todo ese tiempo, y curiosamente resultó que ese paciente ya tenía una copia mutada del gen. O sea, que tener ambas copias del gen inactivas puede ser la clave para la eficacia de esta nueva estrategia. Por desgracia, el procedimiento utilizado no es muy eficaz a la hora de mutar las dos copias, pero en los últimos años se han venido desarrollando nuevas herramientas para la corrección de genomas y es probable que en un futuro sea posible. Habrá que esperar a tener datos de más pacientes, pero se trata de una nueva vía muy esperanzadora.

Anuncios

5 Comments

  1. En el tema de selección natural los organismos mejor adaptados son los que sobreviven. ¿Hay alguna explicación sobre cómo se decide la generación de mejores organismos?

    Me gusta

    Responder

    1. Hola. La selección natural y sus consecuencias adaptativas deben comprenderse bien. Es un error verlo como un proceso “direccional”, en el que se dan mutaciones que generan individuos mejor adaptados. Lo que realmente sucede es que en las poblaciones de individuos hay variación genética, y por tanto morfológica y funcional. La selección “elige” de entre esas variantes las que permiten adaptarse mejor a unas situaciones ambientales concretas, pero las variantes existían antes de la selección. Es un matiz importante.
      Saludos,

      Me gusta

      Responder

      1. Gracias por su interesante e inmediata respuesta. Mi duda está en el fondo de la palabra “elige”. ¿Qué fuerza provoca que la “selección” elija? Lo más fácil es pensar en una orden divina, pero mi raciocinio me impide tomar esa opción. Como contraejemplo, ¿Por qué no “elige” lo contrario?

        Soy un ferviente seguidor de su blog y vivo en Monterrey, México.

        Me gusta

      2. Gracias por seguir el blog.

        Cuando escribí “elige” entre comillas ya daba a entender que se trata de una figura, porque la selección natural no tiene conciencia ni intención; es simplemente un mecanismo que funciona de acuerdo con una reglas. Hay que verlo como un filtro que sólo deja pasar partículas de un tamaño concreto, mientras que retiene otras: no hay intención, ni elección, simplemente unas reglas físicas que rigen el proceso.

        En este caso, la existencia previa de variabilidad en una población de individuos hace posible que unos se adapten a las condiciones ambientales mejor que otros y pasen sus genes con mayor probabilidad (los peor adaptados tienen menos probabilidades de llegar a reproducirse y transmitir sus variantes genéticas). Ese aumento (en sucesivas generaciones) en la frecuencia de variantes e individuos mejor adaptados es lo que se denomina selección natural. El concepto en sí es bastante evidente.

        Dicho esto, existe la creencia de que la selección natural es la principal fuerza evolutiva responsable de la aparición de nuevas especies. Entre los expertos, en cambio, el consenso actual es que los mecanismos responsables de especiación y grandes cambios macroevolutivos son otros, pero esto cae un poco lejos de este post.

        En mi opinión, no se debe meter a Dios en esto, como tampoco invocamos a Dios para explicar el funcionamiento de un filtro. Yo soy teísta, y me repugna pensar que el Dios en el que creo se tuviese que “ocupar” de dirigir directamente el funcionamiento del mundo material, seguro que es mucho más grande que eso. Esta es la diferencia entre el creacionismo (y el diseño supuestamente “inteligente”) y el teísmo. Para comprender el funcionamiento del cosmos, basta indagar en las leyes por las que se rige. Para comprender su sentido último o dar razón de su existencia, es necesario recurrir a otro tipo de razonamiento porque la ciencia experimental no se ocupa de eso.

        Un cordial saludo,

        Me gusta

  2. Como nuevo en este prestigioso blog, considero que debo manifestar mi atento saludo al mantenedor del mismo –Profesor J. Novo–, y además sumarme a los comentaristas precedentes en cuantos calificativos elogiosos merece por su temario y la claridad del debate.

    El artículo propuesto presenta una interesante noticia sobre mutación de un determinado gen, que parece resultar efectiva para terapias de VIH. De ahí y con total naturalidad, el debate ha tomado la vía de la intrigante selección biológica natural y la emparejada adaptación de los organismos vivos; por un instante, hemos estado a punto de deslizarnos por la bifurcación “más fácil” (o quizá la en algún momento “inevitable”), la de “causante intervención divina”. Y lo que me ha llamado a personarme aquí, es el pensamiento que figura en el último párrafo del comentario inmediato precedente, sobre la “no creencia en que Dios haya de ocuparse en dirigir directamente el funcionamiento del mundo material”. Un pensamiento que comparto íntegramente; y que me lleva al convencimiento de que Dios directamente “no es el creador del Universo”. Pero sí, Dios es el creador la criatura que, facultada, dotada e inspirada por Él, procreó la materia física original y el organismo cósmico o Universo. Esa criatura es un alma –la Naturaleza–.

    Luego resulta que El Universo que contemplamos es un ser vivo, dotado de alma y de cuerpo; de la misma manera en que estamos dotados todos los demás seres vivientes. Y Dios manifiesta su paternidad universal, facultando, dotando e inspirando genéricamente cada una de todas nuestras almas.

    Un cordial saludo, para todos,

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s