Lactancia e inteligencia

lactancia materna

La discusión sobre los efectos que tienen la alimentación con leche materna sobre el cociente intelectual vienen de lejos. Recuerdo, por ejemplo, un post allá por los albores de A Ciencia Cierta en que me hacía eco de una investigación que relacionaba el rendimiento en tests de inteligencia con el hecho de haber recibido leche materna o fórmulas comerciales, pero sólo en presencia de ciertas variantes genéticas. En cualquier caso, los expertos todavía no tienen claro si lo realmente importante es la leche en sí o alguna otra circunstancia relacionada con la lactancia materna.

Sociólogos de la Universidad Brigham Young, en Estados Unidos, han analizado una detallada base de datos de 7.500 niños en los que, además del tipo de lactancia, se habían estudiado muchos factores relacionados con los cuidados maternos: la “sensibilidad” materna ante los problemas de los bebés (dicho de otro modo, si les hacían mucho caso o no), el tiempo que pasaban leyendo en alto a los niños, el peso del bebé al nacer, el nivel educativo de las madres, etc. A los cuatro años, todos los niños fueron sometidos a pruebas de habilidades matemáticas y de lectura. Con todo eso, y tras sofisticados tests estadísticos, los investigadores publican en la revista The Journal of Pediatrics que sí, los niños alimentados con leche materna obtuvieron mejores resultados. Pero al corregir esta asociación por el efecto de los diversos factores “maternos”, resultó que el responsable fundamental fue el mayor grado de cuidados que prestaron esas madres a sus hijos.

En concreto, los niños a los que sus madres habían leído en alto desde los nueve meses de edad tenían mejor rendimiento en los tests matemáticos y de lectura, equivalente a un adelanto de 2 ó 3 meses. Y eso, en cuatro años, es bastante. De hecho, en situaciones que requieren estimulación precoz o educación especial, esto podría tener enormes consecuencias. En conclusión, lo que más estimula a los niños es dedicarles tiempo y leerles desde que son muy pequeñitos. Por desgracia, en nuestra sociedad esto se ha convertido en un lujo que no todas las madres se pueden permitir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s