Marcapasos (y mucho más) a medida

marcapasos del futuro¿Sería posible llenar el corazón de sensores que detecten los primeros síntomas de un problema cardíaco y pongan en marcha las medidas oportunas? Los marcapasos actuales vienen a ser unos electrodos que estimulan el corazón cuando hay arritmias, problemas para mantener la frecuencia cardiaca correcta. Pero desde hace tiempo se viene investigando en el desarrollo de artefactos muchos más sofisticados, que puedan medir más variables a la vez y actuar en función de los cambios detectados. En esa línea, científicos de San Luis acaban de publicar en la revista Nature Communications algo bastante revolucionario.

El asunto viene a ser algo así como una “funda” para el corazón. Utilizando impresoras 3D, los investigadores fabricaron unas membranas elásticas de silicona que se adaptan perfectamente a la capa más externa de corazones de conejo que mantienen latiendo en el laboratorio. Después implantaron en esa membrana varios sensores miniaturizados, que medían la actividad eléctrica  en muchos puntos distintos del corazón con gran resolución. Es más, algunos de esos artilugios pueden mandar una descarga eléctrica (para corregir una alteración del ritmo cardiaco detectada por los sensores, por ejemplo) o también pueden enviar estímulos luminosos o térmicos.

Los prototipos no han salido todavía del laboratorio, claro, porque quedan algunos problemas por resolver. Primero, la fuente de energía (¿podría obtenerse del movimiento del mismo corazón?), y después cómo enviar los datos al exterior de forma inalámbrica. Pero no son problemas insalvables, así que en pocos años podríamos ver los primeros ensayos en humanos. Sus ventajas son evidentes: se pueden “personalizar”, adaptándolos a cada corazón, y combinando distintos tipos de sensores se pueden medir varias cosas a la vez: temperatura, pH, sustancias químicas concretas, etc. De hecho, los científicos ya están pensando en crear sistemas parecidos para otros órganos como el riñón, el páncreas o el hígado. Quizás en el futuro los marcapasos (y los trasplantes de órganos en general) irán cargados de minúsculos sensores. O quizás todos seremos unos robocops en miniatura, pero sin el “cop”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s