Curan la diabetes en ratones

diabetesYa que el mundo de las células madre parece estar agitado con los últimos avances, aquí traigo más madera, que diría Groucho Marx… Como vengo profetizando desde hace tiempo, la medicina regenerativa va a jugar un papel decisivo en la lucha contra la enfermedad en los próximos años. Aunque ahora la mayor parte de los esfuerzos se centran en las células madre pluripotenciales, a un plazo más largo es probable que se utilice algún tipo de “cóctel” para fabricar células madre algo más especializadas en reparar un órgano concreto. Una investigación publicada recientemente en la revista Cell Stem Cell muestra lo que quiero decir. Y lo hace de forma contundente, curando la diabetes en ratones de laboratorio.

Por diversos motivos, la regeneración de las células beta del páncreas (las que fabrican insulina, que están dañadas en pacientes con diabetes) es más difícil de lo que inicialmente se pensaba. Uno de los problemas es que las propias células beta obtenidas a partir de células madre tienen una vida limitada y no proliferan, con lo que los tratamientos no terminan de ser muy eficaces. El camino explorado por investigadores del Instituto Gladstone, de California, ha intentado solucionar esto. Los científicos alimentaron células de la piel de ratones con una mezcla de moléculas, y esto las transformó en células madre que no eran totalmente pluripotenciales. Después utilizaron otro cóctel distinto para convertir estas células madre en células progenitoras pancreáticas, es decir, especializadas en regenerar este órgano en concreto. La pregunta era si estas células podrían dar lugar a células beta maduras que fabricasen insulina en respuesta a la concentración de glucosa en la sangre.

La respuesta es que sí. Al trasplantar estas células progenitoras pancreáticas en ratones de laboratorio que sufren diabetes, los investigadores comprobaron que los niveles de glucosa en la sangre de los animales bajaron hasta valores normales una semana después del trasplante. El efecto era real, porque al quitar las células trasplantadas volvía a subir el azúcar en la sangre de los ratones. Pero lo más espectacular sucedió a las ocho semanas del trasplante, cuando los científicos examinaron los animales: las células progenitoras se habían convertido en auténticas células beta secretoras de insulina.

Con las precauciones de siempre, porque la diabetes de estos ratones no es idéntica a la enfermedad humana y podría haber otras barreras que salvar, esta vía podría iniciar el camino (quizás aún largo) de la curación definitiva de la diabetes. Que lo veamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s