La verdadera edad de tu cuerpo

a100ciacierta.com

Todo ser vivo envejece; el porqué es una cuestión central en la biología. De todas formas, con todo lo que se ha avanzado en los últimos años en el conocimiento de los procesos asociados al envejecimiento, seguimos sin tener un buen biomarcador que nos indique la edad “real” de una persona. Edad que no siempre coincide con la puramente “cronológica”: algunos, por ejemplo, aparentamos menos edad de la que tenemos (bueno, al menos eso me dicen). Estas diferencias se ven todavía más claras al comparar los distintos tejidos y órganos de una misma persona: aunque evidentemente todos tienen la misma edad cronológica, el grado de envejecimiento molecular podría ser diferente entre unos y otros. ¿Cómo medirlo de modo fiable? Según un artículo publicado recientemente en la revista Genome Biology, la respuesta está en el genoma.

Un investigador de la Universidad de California en Los Angeles ha estado cuatro años analizando datos generados por otros científicos sobre el estado en que se encuentra el genoma de miles de muestras procedentes de tejidos sanos o tumorales de personas con edades comprendidas entre los cero (algo antes de nacer) y los 101 años. En concreto, se ha fijado en un tipo de modificación conocida como metilación del ADN, que ya hace años se había relacionado con el envejecimiento. Gracias a la cantidad de datos estudiados, el científico ha podido identificar 353 sitios del genoma humano que sufren esta modificación y que -en conjunto- permiten calcular con gran exactitud la edad de las células.

Lo primero que llama la atención del estudio es la buena correlación que se da, en general, entre la edad calculada mediante este método con la edad cronológica de las distintas muestras analizadas. Otro dato interesante es que las distintas partes del cuerpo tienden a envejecer al mismo ritmo, aunque el tejido mamario suele hacerlo algo más rápido. Respecto a las células tumorales, resulta que son -de media- 36 años más viejas que las células sanas, lo que ayuda a entender la asociación tan clara que hay entre envejecimiento y cáncer. Pero algo sorprendente fue encontrar que las células madre son prácticamente “recién nacidas”. De hecho se comprueba que, al reprogramar una célula adulta para convertirla en pluripotencial, el reloj biológico se “resetea” a cero.

Las repercusiones de este hallazgo podrían ser enormes en la investigación sobre el envejecimiento, pues permite medir de modo fiable la edad de las células. Y claro, también podrías descubrir que tu cuerpo es más joven de lo que dice el DNI. O más viejo…

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s