Bendita basura

ADN basuraNo hace falta ser un experto, seguro que todos habéis oído hablar del ADN basura. El término arranca de hace años, cuando se descubrió que los genes, en nuestro genoma, están dispersos y separados por grandes regiones “vacías” en las que hay muchos restos de genomas virales y de elementos “móviles” que pueden copiarse y saltar de unas regiones a otras dentro del genoma. Todo ese ADN de relleno repleto de parásitos fue calificado de “materia oscura del genoma”, o -dicho menos finamente- de basura. Pero como suele suceder, los últimos años han revelado que sin esa basura nuestro genoma no sería lo que es, ni funcionaría como lo hace. Ahora, una investigación ha puesto de manifiesto otra nueva actividad para algunos de estos elementos, y nada despreciable por cierto.

En primer lugar, hay que recordar que lo que entendemos por “gen” ha cambiado sustancialmente en los últimos años. Antes sólo se consideraba “gen” un segmento de ADN capaz de codificar una proteína, pero el análisis del genoma ha revelado la existencia de miles de genes que funcionan simplemente como ARN, sin llegar a formar proteína alguna. Así, hace 10 años creíamos que los humanos teníamos unos 25.000 genes, pero en cambio los últimos cálculos (que incluyen estos genes no codificantes) ya pasan de los 50.000. Lógicamente, hay un tremendo interés por saber qué funciones desempeñan estos nuevos genes, y cómo se activan o se apagan. Pues bien, científicos de Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia han publicado en la revista Genome Biology un estudio en el que demuestran que algunos de los restos de genomas virales que llevamos en nuestro propio genoma son muy importantes para regular el funcionamiento de estos genes no codificantes.

Los investigadores identificaron más de 2.000 genes nuevos especialmente grandes, que en conjunto cubren nada menos que el 10% de la secuencia total de nuestro genoma. Muchos de estos genes están activos exclusivamente en células embrionarias y cancerosas, lo cual es intrigante. Pero cuando los científicos analizaron cómo se regulaba su funcionamiento, se encontraron con la sorpresa de que los responsables de la activación de estos genes son algunos restos de genomas de retrovirus que han invadido el genoma humano en los últimos millones de años. En algún caso, las células cancerosas cometieron suicidio celular cuando se inactivó uno de estos genes, lo que indica que realmente pueden tener gran relevancia. Así que tenemos varios miles de nuevos genes que podrían ser fundamentales para entender procesos tan importantes como las células madre o el cáncer, y no lo sabíamos. Y es que el genoma humano sigue dando sorpresas…

Anuncios

5 Comments

  1. Sí pero mejor nos explicas eso del suicidio celular porque algunos lo hemos estudiado y tal como te expresas, lo cierto es que nos parece algo absurdo, y a pesar de haber leído algo acerca de sus ”mecanismos”. Porque no puede uno tildarse de experto y dejar las cosas como esto se deja en el aire, para que cualquiera lo lea y con mis disculpas de antemano, por supuesto.

    Me gusta

    Responder

    1. Bueno, técnicamente se llama “apoptosis” pero no he querido usar la palabreja para no asustar… Básicamente, cuando una célula detecta que algo va mal en su interior (especialmente en lo que respecta a la integridad de su genoma), entra en un proceso de auto-destrucción programada.
      Cuando la apoptosis no funciona bien, el resultado a menudo es la aparición de cáncer por acumulación de células dañadas. Por eso, cualquier manipulación de células tumorales que provoque su apoptosis se considera como algo prometedor desde el punto de vista de “curar” el cáncer.
      Saludos,

      Me gusta

      Responder

      1. Y anoikis y entosis y etc,. porque hay quien dice que se va a necesitar todo un ”diccionario” griego para designar las diferentes formas de muerte y suicidio celular programado pero yo creo que me refería al mecanismo, por el que una vez desencadenado el proceso de suicidio celular, se produce la reparación cromosómica. Claro que y cómo se produce… porque por qué es lógico comprenderlo. Por cierto, el libro de Alberts dice que apoptosis procede del caer de las hojas de los árboles… y es un concepto hermoso. Saludos.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s