El secreto de los grandes buceadores

evolución cetáceosLos mamíferos acuáticos, especialmente los grandes buceadores como focas o ballenas, pueden mantener la respiración bajo el agua durante bastantes minutos, lo cual no deja de ser sorprendente. Aunque el estudio de los fósiles permite hacerse una idea bastante buena de cómo los ancestros de los cetáceos (el Pakicetus o el Ambulocetus) se adaptaron a vivir en el agua, la adaptación que les permite sumergirse largos periodos de tiempo sigue siendo un misterio. Un impresionante estudio publicado en la revista Science lo aclara, y además a nivel molecular.

Un equipo de investigadores ingleses, canadienses y americanos ha llevado a cabo un concienzudo análisis de la mioglobina. Esta proteína, parecida a la que transporta el oxígeno en la sangre (la hemoglobina), es la responsable de almacenar el oxígeno en el músculo, y de hecho la carne tiene su característico color rojizo debido a la gran cantidad de mioglobina que contiene. Pues bien, los científicos han comparado la secuencia de esta proteína en más de cien especies distintas de mamíferos terrestres y acuáticos, lo cual les ha permitido reconstruir cómo serían las mioglobinas de los ancestros fósiles en los últimos 200 millones de años. Después, y esto es lo más impactante, “resucitaron” esas proteínas ancestrales, sintetizándolas en el laboratorio para así poder analizar sus propiedades físicas y su capacidad de almacenar oxígeno.

Es lógico que los mamíferos buceadores tengan más cantidad de mioglobina en sus músculos, ya que eso les permite almacenar más oxígeno para poder mantenerse más tiempo bajo el agua. Pero las proteínas, cuando están muy concentradas, tienden a “pegarse” y dejan de funcionar correctamente, por lo que no se puede aumentar la cantidad de mioglobina, sin más. El sorprendente resultado de este estudio es que la mioglobina se adaptó a la vida acuática cambiando su carga eléctrica, lo cual le permite permanecer en estado soluble incluso a altas concentraciones. Esta misma “marca” molecular se observa en mamíferos de distintos tamaños y se correlaciona muy bien con el tiempo que son capaces de mantener la respiración bajo el agua. Curiosamente, esta magnífica correlación sirve también para calcular con bastante exactitud cuánto tiempo habrían podido bucear esos ancestros hoy desaparecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s