Desliando la madeja del Alzheimer

desliando alzheimerUna de las enfermedades para las que es más urgente encontrar una cura es, probablemente, la enfermedad de Alzheimer. Se sabe que, en buena medida, la causa de esta patología reside en acúmulos de una proteína llamada amiloide en ciertas regiones del cerebro, acúmulos conocidos como placas seniles. Hasta ahora los neurocientíficos han sido incapaces de encontrar fármacos que eviten la formación de estos depósitos, o -lo que sería más interesante aún- que los “disuelvan” cuando ya se han formado.

Cuando las proteínas del amiloide se pegan unas a otras, forman pequeñas bolas. Estos grumos se adhieren a la superficie de las células cerebrales a través de unas moléculas llamadas priones, que están en la membrana de las neuronas. Las bolas de amiloide encajan perfectamente en los priones, algo así como una llave en una cerradura, y esta unión es lo que hace que las células cerebrales dejen de funcionar. Investigadores de la Universidad de Leeds, en el Reino Unido, acaban de publicar una investigación en la que demuestran que si deforman esas bolas de amiloide, entonces se puede evitar su unión a los priones de la membrana de las neuronas: la llave ya no es capaz de entrar en su cerradura.

Para llegar a esta conclusión los científicos crearon en el laboratorio bolas de amiloide y las mezclaron con células nerviosas, comprobando que se unían normalmente a la superficie de las mismas y alteraban su función. Después añadieron diversas sustancias que previamente se había visto que pueden deformar las bolas de amiloide. Como era de esperar, las bolas dejaron de unirse a las neuronas, y además las células nerviosas funcionaron normalmente.

¿Cuáles son esas sustancias milagrosas? Nada más y nada menos que extractos del té verde y el famoso resveratrol del vino tinto. Evidentemente, no es cuestión de lanzarse a ingerir cantidades ingentes de té (y mucho menos de vino…), pero al menos este descubrimiento permite albergar la esperanza de que pronto se podrán diseñar fármacos capaces de deformar los acúmulos de amiloide en el propio cerebro, y así evitar el daño cerebral característico de esta enfermedad.

Anuncios

4 Comments

  1. Os nossos antepassados raramente viviam tanto como nos, mas e interessante ver como alguns dos pilares da sua cultura nao eram errados.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s