Nuestro genoma explica nuestro cerebro (más o menos)

Hace años, en plena euforia del Proyecto Genoma Humano, todos pensábamos que al conocer la secuencia de nuestro genoma y compararla con el chimpancé, el gorila y otros simios, podríamos encontrar los cambios genéticos que nos permitieron llegar a ser “humanos”. Pronto nos dimos cuenta de que la cosa no iba a ser tan sencilla. Por un lado, cuanto más estudiamos nuestro genoma más sorpresas nos seguimos encontrando. Además, lo importante no es tanto la secuencia en sí, sino el modo en que funciona un genoma: cuáles genes se activan, cuándo, dónde y por qué. Hoy conocemos mucho mejor qué factores regulan esta activación, y parece que la respuesta podría estar precisamente ahí.

Investigadores de varias instituciones científicas de Rusia y de los Estados Unidos acaban de publicar en la revista PLoS Biology un apasionante trabajo sobre los cambios genéticos que dieron lugar a un cerebro tan complejo como el humano. Los investigadores analizaron varias “marcas” que indican si los genes están activos o inactivos en el genoma de niños y adultos, comparándolas con los genomas de otros simios. Además, centraron su estudio en las neuronas de una región del cerebro especialmente desarrollada en humanos, llamada corteza prefrontal. Sorprendentemente, encontraron cientos de regiones que se diferenciaban claramente en humanos respecto de chimpancés y macacos. Algunas de ellas afectan al funcionamiento de genes que tienen que ver con el desarrollo del cerebro y que se relacionan con enfermedades psiquiátricas.

No se queda ahí la cosa, porque los científicos también analizaron el comportamiento de estas regiones dentro del núcleo de las células, donde el genoma está habitualmente enrollado formando un “ovillo”. Curiosamente, estas regiones que regulan la actividad de genes cerebrales y que son específicas de los humanos tienden a situarse juntas dentro del núcleo, aunque estén separadas por millones de letras. Esto indica que pueden estar funcionando conjuntamente, y refuerza la hipótesis de que realmente son importantes para favorecer la formación de un cerebro único en su complejidad, como es el cerebro humano.

Anuncios

2 Comments

  1. […] Uno de mis últimos posts venía a decir que cada vez estamos más cerca de explicar cuáles fueron los cambios genéticos que nos llevaron a tener un cerebro tan desarrollado en comparación con el resto de los animales. Se trata de una de las preguntas más importantes que intenta responder la Biología moderna: ¿qué nos hace humanos? La respuesta es clara: un cerebro extraordinariamente complejo que permite la autoconciencia reflexiva, la toma de decisiones, las famosas “qualia”… en fin, todo eso que consideramos como específicamente humano. La cuestión, entonces, es qué cambios biológicos (y especialmente genéticos) han permitido que nuestro cerebro sea así: ¿hay en nuestro genoma alguna peculiaridad que pueda explicar la increíble complejidad del cerebro humano? En el post decía que sí, que nuestro genoma explica nuestro cerebro “más o menos”. En realidad, cada vez más que menos… […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s