El mini-trasplante universal

El avance que comento en este post es de ésos que podrían revolucionar un campo científico, y de paso salvar miles de vidas porque afecta a algo tan importante como los trasplantes. Hay muchas enfermedades en las que un órgano deja de funcionar y la única curación posible es cambiar ese órgano por uno nuevo. El problema es que no siempre se cuenta con donantes adecuados, de ahí que en los últimos años se dediquen tantos esfuerzos a tratamientos basados en células madre. Ahora, científicos de Pittsburgh han descubierto que los ganglios linfáticos del ratón son un magnífico lugar para implantar mini-trasplantes de prácticamente cualquier cosa.

En un artículo publicado en la revista Nature Biotechnology, los investigadores implantaron células del hígado, o del timo, o del páncreas en ganglios linfáticos de ratones a los que no les funcionaba el hígado, o el timo, o el páncreas, respectivamente. Los ganglios del sistema linfático son esos nodulillos que a veces se inflaman y aparecen como bultitos bajo la piel del cuello (si uno tiene anginas) o de la axila (si se ha infectado una herida de un dedo). Reciben gran cantidad de sangre, y tienen un papel importante en el sistema inmunológico.

Pues bien, los ratones que estaban en peligro de muerte debido al mal funcionamiento de su hígado pudieron sobrevivir tras la inyección de células hepáticas sanas en un solo ganglio linfático del animal, ganglio que llegó a convertirse en un auténtico higado en miniatura. Y lo mismo sucedió al implantar células del timo a ratones sin este órgano, necesario para la respuesta inmune, o al trasplantar células pancreáticas productoras de insulina en ratones diabéticos. En todos los casos, los animales mejoraron de sus enfermedades porque los ganglios con las células trasplantadas funcionaron sorprendentemente bien.

Queda por comprobar, como siempre, si esto mismo sucede en humanos, pero en cualquier caso este descubrimiento abre nuevas vías para aplicar los trasplantes de células a enfermedades humanas. No será mañana, pero es fácil pensar que en un futuro estos mini-órganos sirvan para mantener con vida a pacientes que están en lista de espera hasta que aparezca un hígado o un páncreas compatible. Y también, por qué no, pensar en mini-trasplantes diseminados por el cuerpo para tratar enfermedades que hoy todavía son incurables.

Anuncios

One Comment

  1. Recomiendo mucho este artículo! Interesantíiisimo. La semana pasada lo expuse en mi departamento. Gusto y mucho! Muchas gracias Javi
    abz!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s