El “cableado” de nuestro cerebro tarda mucho en formarse

Las células nerviosas están conectadas por unas terminaciones (axones y dendritas) que vienen a ser como los cables que forman el complejísimo entramado de conexiones que es el cerebro. Como sucede con los cables, la conexión propiamente dicha está rodeada por una capa que la recubre, formada en este caso por unos lípidos. Dicho recubrimiento se llama mielina, y es muy importante para favorecer la velocidad con la que se transmiten los impulsos eléctricos de unas neuronas a otras. Cuando la mielina está dañada (como sucede, por ejemplo, en la esclerosis múltiple) los circuitos cerebrales no funcionan bien.

Dadas las capacidades únicas del cerebro humano, incluso al compararlo con los primates más parecidos a nosotros, los científicos se preguntan a menudo qué tiene nuestro cerebro que lo haga distinto y más potente. Como hemos visto en algún otro post, en parte la respuesta se encuentra precisamente en el cableado y en el número de conexiones del cerebro humano. Ahora, un equipo internacional de neurocientíficos publica en la revista PNAS un estudio en el que demuestran que el cerebro humano y el de los chimpancés se distinguen en algo muy importante: la velocidad a la que las conexiones nerviosas se recubren de mielina.

Los investigadores obtuvieron los cerebros de 30 humanos y 20 chimpancés que habían fallecido con edades comprendidas entre el nacimiento y la edad adulta, y analizaron distintas características. Sorprendentemente, encontraron que los cerebros de chimpancé maduran relativamente rápido: antes de la pubertad, todas las conexiones de la corteza cerebral están completamente recubiertas de mielina. En cambio, este proceso es mucho más lento en humanos, y no llega a completarse hasta bastante después de la adolescencia. Curiosamente, la falta de mielina se asocia también con algunas enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia. Quizás esta lentitud en completar la maduración sea importante para que nuestro cerebro pueda llevar a cabo sus sofisticadas funciones, pero también podría habernos hecho más vulnerables a las enfermedades mentales.

Anuncios

One Comment

  1. O exercicio mental desde cedo e a alimentacao variada terao algo a ver com os bons resultados no cableado e numero e velocidad a que os cerebros respondem.
    traduzir este bom artigo em praticas habituais nas comunidades seria um grande achado

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s