Células madre contra la lesión medular

La médula espinal es algo parecido a un manojo de cables que conectan unas neuronas del cerebro con otras neuronas que están en la propia médula, mediante unas largas proyecciones llamadas axones. Por ejemplo, para escribir este post ciertas neuronas de mi cerebro están enviando impulsos nerviosos a través de sus axones hasta otras neuronas que están en la médula, un poco más abajo del cuello, y éstas mandan las órdenes directamente a los músculos de mis brazos y dedos. En una lesión medular se seccionan los axones que bajan por la médula (los “cables”) y eso impide la comunicación con las neuronas situadas por debajo de la lesión, lo cual provoca la parálisis de los músculos estimulados por éstas.

Los axones son largos (pueden medir hasta varios centímetros) y una vez que se rompen es muy difícil conseguir que vuelvan a crecer. Además, parece que las neuronas maduras han perdido la capacidad de regenerar sus axones y establecer de nuevo conexiones con neuronas vecinas, de ahí que resulte tan difícil reparar una lesión medular. Pero lo que no pueden las neuronas maduras, lo pueden las inmaduras. O al menos eso se desprende de un artículo publicado en la revista Cell, en el que científicos de la Universidad de California han logrado regenerar lesiones medulares en ratas usando injertos de células madre nerviosas.

Los investigadores seccionaron la médula espinal de ratas de laboratorio y a continuación injertaron, en el sitio de la lesión, un gel que llevaba células madre nerviosas (que todavía no han madurado totalmente hasta convertirse en neuronas) junto con factores de crecimiento. Como las células llevaban además una marca fluorescente, los científicos pudieron observar qué sucedía con estos trasplantes. Sorprendentemente, las células madre injertadas “lanzaron” gran número de axones, que llegaron a conectarse con las neuronas que estaban bastantes milímetros por debajo de la lesión. Además, las células también se conectaron correctamente con los axones que llegaban desde arriba, procedentes del cerebro. Gracias a este “puente”, mejoró la conexión entre el cerebro y los músculos, y de hecho los animales pudieron realizar algunos movimientos: en una escala de 0 a 21, que mide la capacidad de andar, las ratas sin tratar tenían puntuaciones de 1,5 mientras que las tratadas llegaron hasta 7.

Otro hallazgo interesante fue que las ratas mejoraron no solo al ser tratadas con células madre nerviosas de rata sino que las células humanas funcionaron igual de bien, lo cual no deja de ser sorprendente porque, habitualmente, las células de una especie no funcionan en otra especie distinta. Todo esto abre una nueva vía de esperanza para el tratamiento de las lesiones medulares en el futuro.

Anuncios

4 Comments

  1. Me agrada ya que yo no pierdo la esperanza, que mi hijo pueda someterse a un tratamiento para recuperarse, el tuvo lesion medular completa hace 2 años 6 meses, solicito información de los avances obtenidos. gracias

    Me gusta

    Responder

  2. Fascinante.. Ps tengo lecion medular en T5 de 7 milimetros que me tiene postrado en cama con dolores insoportables ya hace 2 años buscando solucion a esta situacion..

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s