Evolución con música

musica y evoluciónNo hace falta mucha imaginación para deducir la función de un programa de ordenador llamado “DarwinTunes”; lo que requiere mucha inventiva es el concepto en sí. ¿Podemos recrear la evolución biológica a base de sonidos? Es curioso, pero ya Tolkien en su primer capítulo del Silmarillion (el Ainulindalë, o Música de los Ainur) habla de la creación del Universo como el desarrollo de temas musicales que van cambiando por las contribuciones de varios agentes implicados. A otra escala, una investigación publicada en los Proceedings of the National Academy of Sciences de los Estados Unidos demuestra que los internautas pueden convertir algo que suena bastante mal en una melodía agradable.

La cosa funciona como los mecanismos genéticos que explican la evolución en los seres vivos, más o menos. De una base de datos de sonidos se sacan por azar dos (el “paterno” y el “materno”) que se mezclan después de haber intercambiado unos pequeños fragmentos. A eso se le añaden nuevas mutaciones, pequeñas variaciones en la melodía original. Ahora, entra en juego la selección natural, que en este caso es la opinión de los voluntarios que participan on-line. Los internautas simplemente puntúan cada melodía según lo agradable que les resulte. Los sonidos con mayor puntuación pasan a la siguiente ronda de mezcla-mutación (la siguiente generación) y así sucesivamente. El resultado es sorprendente, por ejemplo si vas a su página web y comparas una melodía de la generación cero con esa misma después de 500 ó de 1000 generaciones.

La cosa tiene su miga. Al margen de las implicaciones que pueda tener en el mundo de la música, por ejemplo en cómo los músicos crean sus composiciones teniendo en cuenta la sensibilidad musical del público, el sistema sirve para crear modelos de evolución no sólo biológica, sino también social y cultural. Una ramificación interesante es que la música evolucionada parece alcanzar un nivel de perfección que ya no se puede mejorar sensiblemente, aunque eso podría ser debido a las limitaciones propias del programa informático. Más significativo me parece lo que han hecho notar muchos oyentes: la melodía final está bien, pero no emociona, le falta algo, eso que supuestamente consiguen los compositores. Vamos, como en la vida misma.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s