Cambiar de ritmo es bueno para la salud

No hace mucho hablábamos de los famosos ritmos circadianos, o sea, la sincronización de los procesos biológicos del organismo a los ciclos de luz y oscuridad que siguen un patrón de 24 horas. Este reloj interno está regulado por unos genes que funcionan en una región determinada del cerebro. Una investigación aparecida en la revista Nature ha revelado que estos ritmos pueden modificarse mediante fármacos, y que esto tiene consecuencias insospechadas.

Investigadores de la Universidad de Florida han desarrollado unos fármacos que activan los genes que regulan este “marcapasos” cerebral. Al administrar estos fármacos a ratones de laboratorio, los animales alteraron sus patrones de actividad, y además cambió el patrón de activación de cientos de genes en el hígado, el músculo o la grasa. Lo más sorprendente fue que, en unos ratones que desarrollan obesidad similar a la humana, los fármacos provocaron cambios metabólicos bastantes marcados, especialmente al aumento del consumo de energía, y la disminución del colesterol, los triglicéridos y el azúcar en la sangre.

Después de tomar los fármacos durante doce días, dos veces al día, los ratones habían adelgazado y se habían corregido los trastornos metabólicos derivados de la obesidad. Y todo esto sin comer menos, simplemente porque gastaban más energía. Es pronto para pensar en probar estas medicinas en humanos, habrá que refinarlas un poco más, pero las posibles aplicaciones son evidentes. Y no sólo para corregir el maldito jet-lag…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s