La pluma del dinosaurio

Qué bonito título para un libro, ¿verdad? A ver si me animo un día de éstos… La cosa es que hasta hace unos años sólo conocíamos un dinosaurio con plumas, Archeopteryx, la madre de todos los pájaros. En general, todos nos imaginábamos los dinosaurios como unos bichos con escamas, grises y feos. Esto ha cambiado radicalmente en los últimos tres años, gracias a los hallazgos de bastantes fósiles de dinosaurios con plumas de vivos colores. Bueno, en realidad se trata de plumas primitivas, filamentos largos que recuerdan más a un pelo que a una pluma actual (y que, evidentemente, no utilizaban para volar). El problema es que nadie sabía muy bien cómo había sido la transición desde esas estructuras hasta las plumas más sofisticadas de dinosaurios tardíos y pájaros.

La respuesta, publicada esta semana en la revista Science, está en el ámbar. Como mis lectores sabrán, el ámbar es resina de árbol fosilizada, y a veces contiene estructuras antiquísimas en perfecto estado de conservación. Pues bien, un sorprendente depósito de ambar de unos 80 millones de años de antigüedad, encontrado en Canadá, ha revelado una gran variedad de plumas, desde algunas muy primitivas hasta otras que permitían el vuelo o incluso estaban adaptadas a la inmersión bajo el agua, como en algunos pájaros de la actualidad.

Lo interesante del hallazgo, además de que confirma las teorías sobre la evolución de estas estructuras, es el hecho de que en un mismo periodo de tiempo coexistiesen dinosaurios -incapaces de volar- con tal variedad de plumas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s