Genomas para tiempos de crisis

Hoy me encontrado con esta imagen, que es alucinante. Básicamente, la línea amarilla muestra cómo ha evolucionado el coste de secuenciar un genoma completo (o sea, leer toda la secuencia de letras). En el eje vertical, el coste; en el horizontal, de izquierda a derecha, vamos desde septiembre de 2001 hasta marzo de 2011. Para que os hagáis una idea, el punto inicial son 100 millones de dólares. En diciembre de 2007 empieza una caída fuerte, de modo que a día de hoy estamos en torno a los 15.000 dólares. El pasado mes de julio, un empresa de biotecnología publicaba en la revista Nature un nuevo sistema que podría abaratar todavía más los costes.

No me importa repetir lo que ya he dicho otras veces: esto va a cambiar nuestras vidas, porque en unos años todos tendremos nuestro genoma secuenciado. Pensad en GATTACA, en Un mundo feliz o en lo que queráis, pero desde luego que nos va a afectar a todos y especialmente a los que ahora tenéis menos de treinta años. No puedo pararme aquí a hablar de esto con detalle, pero en un comentario reciente publicado también en Nature se menciona la necesidad de un debate social en torno a la detección masiva de alteraciones genéticas que predisponen a padecer enfermedades comunes.

Dentro de unos años, no sé cuantos pero no más de 20, podremos predecir con bastante exactitud el riesgo de desarrollar diabetes, Alzheimer, Parkinson, cáncer… Esto llevará a una extraña situación: frente a nuestra pericia para identificar las personas propensas a enfermar, incluso años antes de manifestar los primeros síntomas o antes de nacer, la ciencia médica se verá incapaz de dar una respuesta adecuada al no contar todavía con la tecnología para corregir esos errores. Como he escrito hace poco en otro sitio, esta discrepancia tendrá implicaciones éticas evidentes, porque si la lectura de mi genoma sólo da como resultado una lista de todas las desgracias que la vida me depara, sin que pueda hacer nada por evitarlo, la situación generada será bastante desconcertante. El final de esta “edad oscura” de la medicina vendrá cuando sea posible corregir los errores de nuestros genomas, pero eso llevará todavía algún tiempo. ¿Qué haremos mientras tanto? Bonito desafío para todos…

Anuncios

One Comment

  1. Es indudable que todo lo que sea conocer para prevenir es bueno, pero si no va acompañado de una conciencia ética va a ser un reto para todos: podemos dedicarnos a hacer selección genética, y me recuerda a episodios no muy lejanos de la historia…

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s