Retrasar el envejecimiento

La reactivación de la actividad de la telomerasa impide el envejecimiento prematuro

En las páginas de A Ciencia Cierta ya hemos comentado la historia de los telómeros (los extremos de los cromosomas) y de la telomerasa (la proteína que los mantiene intactos), a raíz de la concesión del premio Nobel de Medicina del año 2009 a los científicos que descubrieron estas moléculas. Desde entonces, los científicos intentan dilucidar el posible papel que podría tener la telomerasa en el envejecimiento humano, pero no existe un acuerdo unánime. Ahora, un artículo publicado en la revista Nature arroja nueva luz sobre este asunto.

Investigadores estadounidenses han reactivado la actividad de la telomerasa en ratones de laboratorio que carecen de esta proteína. La ausencia de telomerasa hace que los telómeros se acorten rápidamente y por eso estos animales envejecen más rápido de lo normal, desarrollando una degeneración prematura de sus órganos. Los científicos han ideado un sistema para reactivar la telomerasa en ratones que han llegado a adultos, con el objetivo de comprobar si los daños sufridos podrían ser reversibles. Después de reactivar la telomerasa durante un mes, los investigadores analizaron los órganos de los animales y comprobaron que los genitales, el bazo, el hígado, los intestinos o el cerebro habían recuperado gran parte de su función.

Estos resultados hacen pensar que la telomerasa podría utilizarse no sólo para frenar las enfermedades que cursan con envejecimiento prematuro, sino que también podría ser útil para recuperar los daños que aparecen como resultado del proceso normal de envejecimiento. De todas formas, los científicos son cautos porque el aumento de la actividad telomerasa también se asocia con el desarrollo del cáncer. Y, lógicamente, el envejecimiento humano es un proceso bastante complejo en el que la telomerasa es sólo una pieza más.

Anuncios

2 Comments

  1. […] Ya hemos comentado aquí varias veces la historia de los telómeros, las estructuras que protegen los extremos de los cromosomas dentro del núcleo de las células. A medida que las células envejecen, los telómeros se van acortando, de ahí que se haya asociado la longitud de estas estructuras con la longevidad. De hecho, los ratones de laboratorio con telómeros muy cortos sufren envejecimiento prematuro en muchos órganos, pero esas lesiones pueden recuperarse si se alargan los telómeros en ratones adultos. […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s